Adaptación empresarial al teletrabajo y COVID-19

La crisis sanitaria vinculada al COVID-19 ha llevado a buena parte de los empleados por la senda del teletrabajo con encierros y la solicitud a las empresas de utilizar el teletrabajo en la medida de lo posible, cuando sea posible, con el fin de limitar la propagación de este maldito virus. Por tanto, empresas y establecimientos públicos de todo el mundo se han visto adaptados rápidamente a esta nueva situación para la que no estaban necesariamente preparados. Panorama general de las consecuencias y adaptaciones de esta nueva organización del teletrabajo para las empresas.

Índice

    ¿Qué es el teletrabajo?

    Teletrabajo (a veces escrito tele trabajo o teletrabajo) es una organización del trabajo que permite al teletrabajador realizar su trabajo fuera de las instalaciones de su empresa. Se ha democratizado con el progreso de las computadoras y las tecnologías de la información y la comunicación. Por lo tanto, los trabajadores remotos generalmente usan herramientas digitales a través de una computadora (fija o portátil), una tableta con pantalla táctil o incluso un teléfono inteligente. El teletrabajo en sí mismo no es nuevo. En mi empresa, por ejemplo, el teletrabajo ya existe desde hace varios años. para una parte de los empleados, en particular los periodistas que, en buena parte, no viven en la región. Sin embargo, lo que ha cambiado con la pandemia de COVID-19 es la escala del fenómeno, ya que se pidió urgentemente a los empleados, así como a los estudiantes, que trabajaran de forma remota cuando fuera posible. Mais le télétravail et sa mise en place n'avait pas été forcément prévu à l'avance par de nombreuses entreprises (TPE, PME et même grands groupes), ce qui a causé tout un tas de questionnements et des problématiques à résoudre pour le bien de todos.

    Qué tuvieron que hacer las empresas para adaptarse al teletrabajo

    En primer lugar, cabe señalar que existía un marco legal para el teletrabajo en Francia mucho antes de la aparición del nuevo coronavirus. Por tanto, hay muchos recursos gubernamentales sobre teletrabajo disponible en la web. Pero entre la práctica y la teoría, a menudo existe una gran brecha. Aquí hay tres áreas en las que las empresas han tenido que adaptarse especialmente.

    El uso de nuevas herramientas digitales

    Las empresas han tenido que generalizar herramientas como el software de gestión de licencias para que los teletrabajadores puedan realizar sus tareas diarias, trabajar juntos manteniendo su productividad. Problema: ¿cómo tener acceso a los datos estratégicos necesarios de la empresa, a sus archivos? Las empresas, naturalmente, han recurrido a soluciones de productividad de tipo SaaS como Archipelia que ofrece un software de gestión integrado. También conocido como ERP, estos software ahora se basan principalmente en la nube y permiten administrar varias funciones comerciales fundamentales en un solo lugar. Por ejemplo, la contabilidad, la gestión comercial (compras, ventas, stock, relación comercial a través de un CRM), la de producción (planificación de recursos, trazabilidad y control de calidad, etc.) así como el reporte de sus actividades. De este modo, los empleados pueden gestionar de forma centralizada y sincrónica toda la información y las actividades de la empresa a través de Internet desde su ordenador, teléfono o smartphone. De ahí que el trabajo sea más fácil para los trabajadores remotos y una capacidad de respuesta y productividad mucho mejores para las empresas que utilizan este tipo de solución de gestión en comparación con las que no lo hacen.

    Un ejemplo de ERP con Archipelia

    Algunas empresas también han recurrido a soluciones que se basan en la creación de redes a través de redes privadas virtuales (VPN) para poder compartir sus archivos de forma segura.

    equipamiento IT

    Dicho esto, para teletrabajar, primero es necesario tener una computadora (o equipo similar como un touchpad) y una buena conexión a Internet para poder ser productivo y comunicarse. Esta fue una de las primeras áreas en las que los empleadores tuvieron que adaptarse. De hecho, no todas las empresas tenían equipos nómadas como computadoras portátiles para sus empleados. Por lo tanto, algunos han tenido que comprar equipos informáticos, dejar que sus empleados se lleven a casa computadoras, pantallas y accesorios, o pedir a los trabajadores que utilicen su propio equipo. Esto se llama BYOD en inglés, ya sea "Trae tu propio dispositivo", que podría traducirse como "Traiga su equipo de comunicación personal", también abreviado como CON.

    La seguridad cibernética

    Esta última solución BYOD, ventajosa en el frente para las empresas ya que ahorra la adquisición de nuevos equipos de TI, es de hecho muy problemática. De hecho, no es necesariamente posible controlar la seguridad de los dispositivos, configurar copias de seguridad de datos. Es aún más arriesgado si el teletrabajador tiene acceso a información sensible o estratégica del empleador. Existen tantas amenazas cibernéticas (malware, ransomware, troyanos, etc.) que el uso de una computadora infectada puede ser potencialmente muy dañino para el empleador. Por tanto, era necesario que las empresas se adaptaran en términos de seguridad informática identificando los riesgos, de acuerdo con las especificidades de la empresa y su actividad. Luego para configurar buenas prácticas como las recomendadas por la CNIL para implementar una política de seguridad eficaz.

    Conclusión

    Hemos visto aquí algunas facetas de la problemática del teletrabajo que las empresas han tenido que afrontar de forma urgente para adaptarse a la excepcional situación sanitaria y permitirles continuar con su actividad. No todos están adaptados de la misma forma, algunos con más o menos facilidades según su tamaño, su historia personal o sus métodos de gestión. Por supuesto, también podríamos abordar el fenómeno y su impacto en los trabajadores remotos, en particular sus aspectos psicológicos impactantes (motivación reducida, dificultad para concentrarse, sensación de aislamiento, hiperconexión, etc.).

    ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
    (Votos: 0 Promedio: 0)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para asegurar que tengas una mejor experiencia al navegar por él. Leer más