Todo sobre la firma electrónica: definición, retos

Muy popular en los últimos años con el desarrollo de herramientas digitales, la firma electrónica es cada vez más adoptada por las empresas. Lo cual es bastante normal, ya que resulta ser más rápido, más fácil y más práctico que la versión manuscrita. De que se trata en realidad? La respuesta en este artículo.

Índice

    Firma electrónica: ¿que es?

    La firma electrónica es un dispositivo que permite firmar digitalmente un documento y garantizar su integridad. Ofrecida por empresas de todo el mundo, la firma eléctrica es muy práctica. Cada vez se utiliza más gracias al fenómeno de desmaterialización que se desarrolla paralelamente al boom digital, reforzado estos días por la crisis de salud del COVID-19 (Fuente: lesechos.fr).

    Los diferentes tipos de firma electrónica

    Ahora existen tres tipos diferentes de firma electrónica:

    • Firma electrónica básica o simple: fácil y rápida de usar, se considera el tipo de firma digital más común.
    • Firma electrónica avanzada: más segura que la primera, promueve la identificación formal del autor y asegura que no se pueda modificar después de la firma.
    • Firma electrónica calificada: es el tipo de firma electrónica más segura.

    Firma electrónica: ¿cómo funciona?

    Aunque parece sencillo, el funcionamiento de la firma electrónica es un poco más complejo. Es, de hecho, un sello que encuentra su fuente en un cifrado asimétrico. Un poco como el RSA (sistema criptográfico), el algoritmo de clave pública en cuestión, genera dos claves vinculadas matemáticamente (una clave pública y una clave privada). Para generar la firma electrónica, el software destinado a fijarla produce un código para la división unidireccional de los datos digitales a firmar. Por tanto, es el código cifrado, junto con información como el algoritmo hash, el que forma la firma electrónica.

    ¿Cuáles son las ventajas de la firma electrónica?

    Como todas las innovaciones, la firma electrónica ofrece una variedad de ventajas pero también algunas desventajas. Entre los puntos positivos, cabe destacar que favorece la conservación de archivos desmaterializados en formato digital. Esto hace que la gestión de documentos sea más sencilla pero, sobre todo, más segura. Por otro lado, permite intercambiar contratos por correo electrónico sin ninguna dificultad. Solo necesita crear un pdf con Libreoffice para continuar con el intercambio y luego firmarlo digitalmente. Esto ayuda a ahorrar un tiempo considerable, ya que ya no es necesario viajar para presentar documentos administrativos como contratos de trabajo y otros, por ejemplo. También te permite ahorrar espacio en casa ya que ya no es necesario gravar documentos archivándolos y por lo tanto un ahorro de papel, lo que siempre es bueno para los árboles y el planeta.

    ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
    (Votos: 0 Promedio: 0)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para asegurar que tengas una mejor experiencia al navegar por él. Leer más